pg19

default-profile-photo

Mr Portifelo

Luego me puso las cadenitas en la talle, el tobillo y un collar de cerco con una arete ajustandolo a mi cogote. El collar con la hoja grabada con las letras bitch. El brazal de áspid en el antebrazo, una colección de pulseras y dos pendientes de aro. En el momento que pensaba que hoy llevaba suficientes aderezo, me coloca dos pezoneras de metal con un pequeño fleco ajustandolas derredor de mis pezones con una cola que se apretaba, quedando las areolas tapadas por los aliño y los pezones rodeados y bien apretaditos por el circulo de cola. Para acabar de redondear me coloco dos cadenitas que iban desde la collar del collar y bajando por el canalillo inclusive la base de mis tetas, subian hacia la pezoneras. Las cortó a la medida y las cerró. Me sentia mucho excitada con estos nuevos y elegantes arreo y no pude evitar mirarme nuevamente en el espejo. Lucian espectaculares pero supongop que me pondrian pellizco sobre para ni montar un escandalo. Por cierto tambien quiero unos tanto estos. Habia que ver si hoy habia acabado de adornarme. Sacó un traje blanco, me lo metió por bajo y enseguida vi como era. Una correa que se ataba por detrás del alzacuello y bajaba en dos piezas por además los pechos cayendo en un pronunciado escote de cartera que me llegaba inclusive el mitad. La espalda al descubierto hasta la talle y la parte de la falda a solo cuatro índice de mi bragadura. Parte de las tetas se veian por los laterales y por poco otra media por el centro. A la que inclinara la espalda o desde una perspectiva colateral, se me verian mis adornados pezones. Mi culo quedaba marcado perfectamente por la falda elastica Hice complejo movimientos y evidentemente sería demasiado difícil que no mostrara las tetas El toque consumación fue colocarme una gorra de visera y unas gafas de espejo del arquetipo envolvente cerca de inclusive la sien. Otra vez el espejo me daba una vista increíble y por suerte no me reconocerian, si solitaria la mala suerte de toparme con algun conocido, por consiguiente con aquella pinta tan provocativa y sugestivo llamaria la atención a cien metros a la redonda. Finalmente se fue la asistenta y al punto entró Claudia. Estas escandalosamente perfecta a modo eternamente te sienta todo bien tanto un guante. Esta tarde vas a exhibirte así para entrenarte a aguantar la presión de ser admirada y contemplada en lugares publicos. Semejante a modo vas de escandalosa, podrian violarte pero no te preocupes, Bahir furor a tu lado y os debeis tratar a modo si fueras novios. Asi iras protegida porque, ya le sabes, es un ejemplo grande y fornido que impone respeto. Con las lentes, el gorro y la bisoñé no te identificaran. Debes ir tranquila porque hoy te digo que te miraran y te diran de todo, pero tu circunspecto. Como si afuera la primera vez que me exhibo casi desnuda en publico- pensé – Yo estaré al lado perpetuamente cerca para ver como reaccionas. Si Bahir te pide que le abraces y le beses, recuerda que sois novios, tu le das la boquita pero desprovisto lengua. No queremos canje de fluidos tal ya sabes. Dicho esto me dio un bolsito con mis cosas y y me llevó a la entrada adonde Bahir nos estaba esperando con un coche grande modelo monovolumen con los cristales tintados por lo que asi no me podian ver desde externamente Nos sentamos los trío en el asiento primero, yo en medio tal un medianoche. En mi asiento habian puesto una toalla pues sabian que con lo zorra que iba podria mancharlo. Como me suponia al sentarme mi atavío colgaba por delante dejando ver cerca de por completo mis adornadas tetas a los dos ocupantes. Claudia me ordenó que en el momento que me sentara ya y en cualquier sitio, debia hacerlo sobre mi culo desnudo apartandome la falda, mas por poco no hacia falta de lo corta que era. Mi impaciencia iba en acrecentamiento por tal tal iba vestida y por no saber adonde me llevarian. Mientras el viaje los dos se divertieron sobandome de vez en en el momento que mis expuestas tetas y Claudia me pasó los índice por mi coño para cerciorarse tal estaba de humedo. Pero que fulana que eres, vas mojadisima – me dijo- Mas tarde tuve claro que nos dirigiamos al puerto olimpico. Pensé que no estaria mal el sitio actualmente que constantemente esta lleno de guiris y difícilmente encontraria algun conocido. Aparcamos y nos bajamos. Ya era de noche pero la gente que habia por acá me clavó la mirada al ver que iba mstrando gran parte de mi anatomia. Bahir me cogió de la talle, yo en medio y Claudia a mi otro lado Mis sueltas tetas bamboleaban detrás de la poca indumentaria que llevaba y la sortija en mi coño me mantenia alterada al errar con sus caricias. Paseamos pasando por los bares y chiringuitos. Los que estaban por allá quedaban embobados del espectáculo, alguien se les oia articular poco en otros idiomas y otros se les entendia perfectamente. Coño habeis visto esta a modo va, seguramente obligación ser la novia o la buscona del negro. Puede que el negro sea algun jugador de baloncesto o de rugby, y la rubia su furcia. Si se le pueden ver las tetas. Seguro que el negro se la valor por la muchacha tan grande que tiene. Todas la miradas se concentraban a nuestro paso en los tres. Bahir era alto y fornido a modo un estante, Claudia solitaria una buena figura pero tal es de suponer el centro era yo paseandome desvergonzadamente con aquella pinta tan provocativa Claudia nos hizo entrar en un club que parecia idoneo para sus propositos. Habia asaz gente y tenia unas mesas altas redondas con banquetas a su altura. La gente empezó a miranos y a secretear escaso arrinconar la vista de mi. Me hizo sentar en medio de los dos poniendo atención a que me acomodara la corta falda con el culo directamente sobre la gradilla. El frio del metal me hizo sacar un gemido que agradó muchisimo a los dos. Asi manifestación, las tiras que cubrian mis tetas, se apartaban de ellas haciendolas bien visibles con los pezones adornados y las cadenitas colgando de ellos. Las mesas contiguas no dejaban de contemplarme con risitas y llamando la atención a los que no se habian percatado del espectáculo. Morapio el mozo y nos sirvió las bebidas. Claudia me dijo que podia habra lo que quisiera para dar uan creencia común. Claro, el tema de la conversación no fue distinto que esclarecer las reacciones y disquisición de la gente que habia valla. Con esto no obstante conseguian excitarme mas. En un momento dado, Claudia me ordeno que abrazara a Bahir, esto suponia que al inclinarme y alargar los brazos mis adornadas tetas quedaran colgando y a la vista completa del publico. Al mismo duración parte de mi culo quedaria a la vista de los que estaban detrás. Los exégesis subieron de tono y de volumen. Le pregunte a Claudia si mi culo habia quedado a la vista confirmandome con una sonrisa ironica que si. Me hizo reiterar la operación un par de veces con el mismo conclusión. La gente alucinaba del espectáculo y a Bahir se le veia mucho satisfecho de tener su furcia privada montando el numerito. Claudia tambien demostraba su satisfacción por lo bien que salia su plan. Luego me ordeno que exteriormente al lavabo y volviera hacia aquí. Al levantarme de la butaca, mi falda estaba sobre mis caderas, tanto era elastica, no bajaba por si sola por lo que tuve que acomodarla hacia abajo. Pero este exiguo años fue suficiente para que determinado vieran el afeite del tanga sobre mi rajita y los de atrás vieran parte de mi culo. Poco oi que decian. Joder con la meretriz, lleva pellizco áureo en su coño, débito ser un alentador, que guarra, que zorra. Me esta poniendo a cien. Quien se la pudiera follar . Me pasee hasta el lavabo observada desde todos los angulos. Estuve un ratito, lo justo para contemplarme un momento. A la salida del lavabo tuve que pasar aproximadamente rozandome con dos chicos que por lo visto me estaban esperando para parásito de tapia. Me dijeron: Tia que buena que estas, ademas eres muy zorra. Menudo espectaculo que nos has dado. A ver si vuelves por acá. Al igual que los que estaban sentados en las mesas, pensando que eramos guiris y no los entenderiamos se despachan a gusto con todo ejemplo de palabras subidas de tono. Seguramente no se atrevieron a meterme mano para no buscarse problemas con el cacho de negro que me acompañaba. Aun ganas no les faltaban Bahir y Claudia me esperaban a la salida y paseamos otra vez de por medio las terrazas volviendo a ser el centro de las miradas. A una orden de Claudia, Bahir me puso la mano en el culo por sub del ropaje, levantandolo para que pudieran vermelo incluso hasta las tiras del tanga y posiblemente las marcas de los azotes de la sesion matinal. Por delante me habian visto el afeite metido en mi coño. Algunos quedaron pasmados. En lugar de bajarme la falda, dejé que lo hiciera por si sola por lo que fui unos instantes enseñando mi coño adornado y mi culo para alegria de los que se cruzaban o estaban por los derredor. Claudia no perdia detalle y me comentó que me desenvolvia asaz bien y que parecia que estas situaciones no me alteraban colmado. A modo vi por en que iban los tiros actualmente que insinuaba que esto no era una novedad para mi, le consteté que lo hacia por disciplina a mi patrono, lo cual le complació mucho. Luego me preguntó como me sentía. Mojadisima, excitada – le dije-. Ademas ese tanga es genial, me matiene en celo tal a una perra y me da excesivo buenas sensaciones. Tranquila putita, ahora apagaremos tu fuego. Volvimos hacia el coche y me dijo, hoy en día viene la segunda parte. Bahir abrió la abertura adyacente del automóvil y no me habia dado cuenta que la parte zaga solitaria los asientos replegados formando una gran catre. Me subió y me tiró arriba la catre tanto a un espantajo. Escaso mas se desbrochó los bragas y sacó su abundante borrachera hoy demasiado tiesa por el espectáculo que habia dado. Me la metió en la boca asiendome por la cabeza. Intente agrrasela con la manos para dominr la situación sino me ahogaria. Se dejó hacer un ratito y se puso rapidamente un preservativo. Me sacó el tanga en un plis plas y cogiendome por las piernas me las situó arriba de sus hombros y me empezó a arremeter con mucha ansiedad. Aquel tremendo tronco entraba y salia de mi coño salvajemente. Yo no me contuve y empecé a gritar exteriormente de si, excitada por la calentura que llevaba acumulada con mi exhibición y por aquella grandiosa muchacha que me penetraba. Durante el extasis no era facil concentrame en ausencia mas, pero observé que la abertura no estaba cerrada. Claudia se mantenia externamente a poca distancia carente duda para controlar la situación y que no se acercara alguno no anhelado. Al hallarse yo tumbada de cara al delantero vi despuntar algunas cabezas curiosas, seguramente atraidas por mis gritos y el movimiento anexo del vagón. Pude contar al menos cuatro o 5 individuos que vieron a modo el negro me follaba y embestia inclusive que estallé en un culminación, momento en que Bahir profiriendo unos fuertes gemidos soltó su leche que notaba chocando con fuerza en el condon y en mi coño. Una vez acabado el acto, los voyeurs se fueron comentando la jugada. Que fuerte, que espectáculo. Como la embestia el negro con el cipote que tíene. La puta esta habra quedado super satisfecha. etc… Me miré y estaba hecha unos zorros. Mis tetas por fuera. del vestido. La falda en la cintura. En cuanto Bahir se bajó, tomé el tanga joya y sali del coche tal como estaba. No quereis que me exhiba – pensé- pues toma asi mismo voy a salir enseñando las tetas y el coño. Una vez afuera me puse las tetas en su sitio.Por cierto, las pezoneras se habian mantenido en su lugar sin caerse. Me coloque de nuevo el tanga y me bajé la falda. Todavía estaban cerca los mirones y alguno que otro que pasaba y que se quedó alucinado con el espectáculo. Muy bien niña, le has sabido dar el toque final, me dijo Claudia. Subimos al coche y volvimos hacia el club. Serian sobre las diez cuando llegamos. La criada me estaba esperando, me duchó, me recompuso el maquillaje después de los excesos de la follada y me vistió igual que la vez anterior por lo que comprendí que sería otra vez entregada a los amos para su disfrute como asi fue, repitiendose lo de la noche anterior. Presentacion, latigazos, penetrada por todas partes y a dormir. No me dieron nada de cenar aparte de algunos zumos entre sesion y sesion. En contra de lo que se considera una norma no escrita sobre el sexo, hay personas que busca agregar el morbo de una relación haciendo participes de sus andanzas a mucha gente. Estoy hablando de los exhibicionistas. Mientras mi vida he hallado a muchas mujeres que les pone que alguno las contemple desnudas o haciendo el adoración pero este no es el cuestión que os voy a describir hoy sino el de una murena que solo conseguía animar viendo a otros en plena faena. Pensareis que es raro pero no es así, todos tenemos pellizco de voyeur, pensad en si no os habéis puesto como una moto alguna vez con la mera observación de una película porno. ¡Qué tire la china quién no se haya hecho una paja viendo una escena subida de tono en la televisión! Todos y cada uno de nosotros somos de alguna manera unos mirones, pero no me encontré con ninguno en la que esta inclinación estuviese tan marcada a modo en Claire por eso os voy a narrar los terceto primeros días con ella. 1er fecha: La descubro. Curiosamente no la conocí a inclinación de Johana, mi jefa, sino un data que estaba corriendo en el Central Park. Normalmente nunca usaba ese lugar para correr, pero ese data decidí ir allende. Acababa de empezar a estirar en el momento que vi a un estupefacción de la naturaleza haciendo lo mismo que yo. No os podéis imaginar su finura. Con un cuerpo hercúleo producto de ejercicio, esa monada era todo lo que uno puede desear de una mujer. Guapa hasta decir hilván, estaba dotada por Altísimo de un par de `pechos de ensoñación, de esos que nulidad más contemplarlos uno ya desea hundir la cara en su canalillo. Al mirar hacía mi alrededor vi que al menos uno docena de corredores estaban tan embelesados a modo yo. “¡Qué buena está!” exclamé mentalmente al verla encogerse y tocarse la punta de sus zapatillas. Si su imagen era precioso que os puedo decir de ese culo que involuntariamente puso en ese momento a mi disposición. Si quisiera describirlo tendría que gastar todos los seudónimos de bello y aun así me quedaría corto. Era sencillamente grandioso y para exceso, las mallas que llevaba remotamente de taparlo, lo hacían aún más atractivo. Desde mi posición, me quedé atónito disfrutando de los estiramientos de esa mujer. Os parecerá una ponderación pero aunque he visto a muchas y he disfrutado de buena cantidad de ellas, ese primor era diferente. Parecía sacada de un concurso de esplendor pero además la forma en que se movía incrementaba el morbo de todos los que la observaban. Era una mezcla de fiera y gatita. Algo en ella te advertía del peligro pero a la vez al observarla uno solo podía pensar en cuidarla y protegerla. Mis hormonas estaban ya disparadas en el momento que habiendo agotar de calentar, esa cría salió corriendo y pero yo no había hecho más que aparecer, decidí Su modo de correr menos aún me decepcionó porque marcando un ritmo lento esa criatura era emocionante. A cada trancada sus pechos rebotaban suavemente bajo su top, dando a su carrera una sensualidad escaso límites. Incapaz de abordarla, seguí su señal mientras media duración y digo su mojón, porque manteniéndome a cinco metros de distancia, el fragancia que desprendía me traía loco. No sé cuál era el bálsamo que llevaba pero, para mí en esos instantes, era un acumulación de feromonas que me traían tanto chucho en celo. En un momento dado, se salió del camino principal y se metió por una trocha entre árboles. Dudé en perseguirla porque bajo el protección de los otros deportistas no había forma que me descubriera pero en mitad del bosque, falto duda se iba a dar cuenta de mi persecución. Felizmente me dejé llevar por mi naturaleza y dándole una ventaja formidable, la seguí a propiedad sesgo. “¿Dónde Irá?” pensé al percatarme que esa mujer iba buscando poco por que de vez en cuando se paraba a continuación de un árbol tal si estuviera oteando una presa. Su apariencia me hizo alargar mis precauciones y tal un acreditado asediador, fui detrás ella escondiéndome de su mirada. Llevaba unos cinco minutos en la bosque en el tiempo que la vi pararse y esconderse posterior de una roca. Para el aquel entonces la curiosidad me había dominado por lo que imitándola, hice lo mismo pero buscando la protección de unos arbustos. ¿Qué coño está haciendo?” mascullé interiormente justo en el tiempo que descubrí que, unos metros más allá de la mujer, se encontraba una par haciendo el apego. Os imaginareis mi confusión al comprender que esa maravilla se había internado en esa zona corto frecuentada para observar a la gente que, aprovechando la penumbra, daba rienda liberación a su pasión. Pero estaba a menos de veinte metros de su posición, deseé tener unos anteojos en el tiempo que creyendo que estaba sola, la murena se empezó a acariciar los pechos por arriba de la tela. No estoy asaz orgulloso de mi apariencia pero creo que disculpareis que me haya quedado agazapado allá, en todo lo que os diga que esa muchacha se fue calentando exiguo a corto viendo a ese par follando inclusive que desprovisto poderlo evitar metió sus manos por sub del pantalón y se empezó a masturbar. Lo que en un inicio fueron leves toqueteos se fueron convirtiendo en una paja a toda regla, llegando inclusive a tener que bajarse el pantalón para permitir que sus índice recorrieran con más libertad su erotismo. Su striptease involuntario me dio la oportunidad de disfrutar de ese culo formado por dos duras posaderas y un abertura rosado que desde ese momento supe que tenía que hollar. “¡Dios!” rumié en silencio mientras mi propia mano se deslizaba por bajo de mi short. Curiosamente mientras liberaba mi miembro, me percaté que estaba haciendo lo mismo que ella: Me estaba masturbando tal un puto mirón y no me importó. El morbo de verla abierta de piernas, torturando con los extremo su hinchado clítoris mientras su otra mano pellizcaba sucesivamente cada uno de sus pezones era exorbitante para dejarlo pasar y por eso no tardé en concordar los movimientos de mi pepona con los de sus yemas. Gracias a que estaba tan enfrascada mirando a la pareja y a que esos dos berreaban con cada penetración, no se dio cuenta que al tratarme de acomodar pisé una rama e hice un ruido descomunal. Estancado creí ser descubierto pero me tranquilicé al afianzar que esa monada seguía masturbándose como si nulidad. Desgraciadamente todo tiene un acabamiento y al escuchar que la mujer se corría calladamente, decidí escabullirme de lejos, no exteriormente ser que me pillara. Ya en la trocha principal del cercado y rodeado de una docena de corredores que garantizaban mi anonimato, giré mi cabeza hacia atrás y descubrí que la esplendor había salaz incluso del floresta y que a modo si nadie había reiniciado su marcha. Pero lo que me dejó francamente impactado fue que al mirarle la cara, creí acatar una mirada copartícipe en ella y creyendo que todo era producto de mi imaginación, aceleré mi paso alejándome de ella. Alejándome físicamente porque no mentalmente, ya que, inclusive en la soledad de mi empedrado y en el momento que hoy estaba bajo la ducha, mi cerebro seguía en mitad del Central Park soñando con alojarse dentro sus brazos. El agua al caer sobre mi piel consiguió limpiar mi sudor pero no pudo distanciar su mención por lo que nuevamente, al ver la tremenda erección de mi sexo, me tuve que recrear en el placer onanista mientras tomaba la decisión de al amanecer continuador volver a ese campo. seguirla bien que eso significara una lesión. No podía permitirme el boato de perderla primitivamente de conocerla y por eso trotando fui detrás ella. videos xxx videos de gay videos pornos morenas porno duro maduras peliculas pornos videospornos.net sexo en publico anales xxx videos sado videos incestos vídeos amateur porno anal castings porno porno mamadas tetas grandes selfies desnudas videos porno jovencitas follandovideos putalocura torve porno fakings videos cumlouder videos culioneros videos leche69 videos porno castellano porno hispano colegiala videos jovencitas sexo amateurs porno interracial porno anal porno asiatico porno latinas porno lesbico culos jovencitas